viernes, 29 de agosto de 2008

LA COLUMNA DE JOHNNY ARRENDEL

LOS BULTOS PUBLICITARIOS
ESTÁN FUERA DE TIEMPO
Por Johnny Arrendel
La ceremonia de expulsión de alistados de la Policía, encabezada por el jefe de la institución, donde los sujetos son degradados y desgarrados sus uniformes frente a compañeros formados, desplegada en prensa y televisión, se constituye en uno de esos "engañabobos infuncionales" de que hablaba en uno de sus pots del blog Merengala, el analista de arte Joseph Cáceres, muy a pesar de las reconocidas buenas intenciones del mayor general Rafael Guillermo Guzmán Fermín.
En el pasado, esas ceremonias gozaron de indiscutible poder de convencimiento. Y es que antes del advenimiento de las nuevas tecnologías las masas vivían casi en oscuridad, una dimensión similar al realismo mágico característico de las obras de García Márquez.
Recordemos algunas de las fantasías que hace tiempo encontraron terreno fértil en la ausencia de medios procesadores de la información a disposición de las mayorías:
1.- En víspera de huelga nacional, el "cirujano" filipino Alex Orbito "operaba a sangre fría" a cientos de personas que acudieron en la creencia de que se curarían de diversos males, incluso al entonces secretario de las Fuerzas Armadas, Antonio Imbert Barreras. Una calificada periodista de un vespertino de la época juró ver a Orbito extraer tumores con los dedos, mientras otros notaban a un ilusionista que manipulaba higaditos sanguinolentos de pollo.
2.- Los "montajes" y "bultos" constituían el principal recurso de promoción para merengueros y demás artistas. En una ocasión se denunció que en un avión donde viajaría Wilfrido Vargas había sido detectada una bomba, lo que estremeció al país, y no fue hasta años después que se admitió la farsa, montada por estrategas de publicidad.
3.- En las horas finales de cada proceso electoral, se esparcían rumores inverosímiles, como aquel clásico en torno al nacimiento de un niño horroroso y con un solo ojo en la frente, y que cuando una asombrada enfermera exclamó -"Que bebé tan feo", la criatura respondió: -"Feo es lo que pasará en este país", y a seguidas murió, lo mismo que la norsa.
4.- Más cerca en el tiempo, una madrugada miles de capitalinos fueron presa del pánico desatado por la falsa información de que un gran maremoto avanzaba sobre la ciudad. Huyeron en tropel hacía las zonas altas, muchos y muchas en ropa interior.
Amigos, en esta época, donde los celulares son accesorios indispensables y muchos centros de Internet han debido cerrar porque en los barrios donde funcionaron casi todas las familias tienen computadoras interconectadas, los fenómenos citados no son ya posibles.
Bajo esa premisa, la Policía debe tomar consciencia de que los espectáculos con rasos, cabos o sargentos degradados y repudiados, no tendrán nunca más la efectividad del pasado, a menos que se haga lo mismo con oficiales de alto rango, sobre todos quienes cumplan responsabilidades importantes al momento de incurrir en irregularidades demostradas.
Reconocemos la seriedad, capacidad y sentido del honor del general Guzmán Fermín y mantenemos la fe en su gestión, pero insistimos en la necesidad de que se parta del criterio de que mientras mayor sea el rango de un funcionario arrastrado por la corrupción, asimismo debería enfrentar sanciones más severas y ser expuesto al público, para que su caída sirva de ejemplo.
FOTOS:
1.-Logo policía
2.-Wilfrido en los 70
3.- Gral. Guzmán Fermín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.