viernes, 14 de diciembre de 2012

                                            Por Juan Colón
Nació en Santo Domingo en el 1959, empieza a temprana edad sus estudios musicales y en 1975 ingresa al Conservatorio Nacional de Música, pero interrumpe sus estudios de piano para integrarse en 1979 a la orquesta
de su padre, “Cuco Valoy y su Tribu”, donde permanece hasta el 1984, aproximadamente.


Después de su paso extraordinario por la orquesta de La Tribu, se convierte en arreglista de una aceptación llena de admiración y anhelos de que cada líder musical tuviera en sus repertorios arreglos musicales de Ramón.

Mucho antes de salir de la Tribu, Ramón se había convertido en uno de los orquestadores más solicitados del momento por muchas razones.


Enumeraremos algunas de ellas:

Un swing extraordinario para el tumbao del piano, realiza maravillas que dejaban boquiabierto a cualquier escucha, músico y bailador. Su fuerza rítmica la impregnaba en cada arreglo, en cada frase y en cada sección, ya sea el ritmo, los saxos o la trompeta.

La armonía sencilla pero grandiosa que caracteriza sus arreglos, sello único al sonar, y su sentido interpretativo genial al mezclar lo clásico con lo popular, logra un solo ente que enriquecía más y más al bailador y al merengue mismo.

Apenas años reciente, Ramón retoma sus estudios musicales formales y termina graduándose de Pianista Clásico del Conservatorio Nacional de Música.

Si escuchamos atentamente cualquier arreglo de los cientos y cientos que este genial músico nuestro ha hecho, sentiremos la extraordinaria fuerza rítmica que alcanzó en cada uno de ellos.

No existe un solo arreglo de Ramón donde se pueda sentir algún disconfort con relación al tiempo de la canción. Todos están impregnados de una asombrosa precisión rítmica sonora.

Como orquestador de merengue, obtiene algo que a mi juicio ha sido el único: que sus merengues fueran fuentes de estudio para los pianistas, bajistas, saxofonistas y trompetistas.

Su equipo estelar de trabajo así lo ameritaba: Joe Nicolás en el Bajo; Kaki Ruiz y Fermín Cruz en las trompetas; Crispín Fernández en el Saxo. Una alineación jamás igualada en cuanto a las sesiones de los brass, como le llamamos. 


También la sesión rítmica, que era algo fuera de serie,
con su afinque inigualable.

No me atrevo a recomendarles un arreglo para escucharlo en especial, porque cada uno se convirtió en una obra maestra del merengue. Época de gloria para nuestro ritmo más emblemático en todas sus facetas, arreglista supremo, ideas geniales, dotadas de gran sencillez pero de belleza impresionante.

Soy un gran fanático musical de su gigantesca obra, quedará para la historia su monumental aporte al merengue, y también a la balada dominicana, donde ha tenido gran éxito, tanto en el rol de cantante como en el de compositor.

Su Orquesta Internacional hizo historia en nuestra música, al captar la atención de todos los  amante del merengue excelente. Es indudable que al recordar las etapas diferentes, miramos con gran regocijo el arcoiris impregnado por Ramón. Y si miramos el giro que se le ha dado a nuestro género, es natural que anhelemos esta etapa gigantesca que
se vivió en los ochenta.

Junto a su grandiosidad rítmica se sumaba el gran dúo Ramón Orlando-Joe Nicolás, donde en verdad se regocijaba nuestra música.
Estos dos grandes intérpretes, con dones especiales del Creador pusieron todo su amor, fuerza creativa, talento, coraje, en hacer historia.

Hasta la fecha no ha existido otra agrupación con dos gigantes como estos dos queridos y respetados intérpretes, cuando nuestro merengue se vistió de gala, profesionalismo y creatividad. Fueron sus mejores vestidos!!

Ramón Orlando tiene su espacio en nuestra historia como uno de nuestros más grandiosos arreglistas, con un legado que nos servirá de honra a la hora de recordar la otrora grandeza que  vistiera nuestra música.

Un abrazo del alma Ramón!! Siempre tendrás en este rincón de mi alma a uno de los músicos que más ama, respeta y valoriza tu obra musical.
Dios te bendiga siempre hermano de la Gran Orquesta del Creador.
Gracias por permitirme ser parte de tu grandiosidad.

10 comentarios:

  1. El maestro de maestros...

    Tuve la suerte de juntos unos amigos (1995) contratarlo, la mejor fiesta de mi vida, gane dinero y como fans baile todos los merengues...

    Por el único que pago para verlo...

    Omar.

    ResponderEliminar
  2. Y todo eso con medio peso, ay perdon lo que quise decir fue que todo eso a pesar de bienvenido rodriguez.

    ResponderEliminar
  3. Ay si ay bujia el maestro Ramon orlando,te enseñe las mil manera y todos los que conose para aser chamaquito,,,,,,,,,,ATT UN CAPOTILLERO PENSIONAOOOOOOOOOOOOOOOO.

    ResponderEliminar
  4. !! ASÍ SE HABLA DE LOS GRANDES !!

    Gracias Maestro Colón por exaltar a ese genio de la musica como lo es Nuestro Inmenso Ramón Orlando.

    !! HONOR A QUIEN HONOR MERECE !!

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente un talento, al servicio de la calidad, creativo inagotable,definitivamente un genio.

    ResponderEliminar
  6. Wao cuanta admiracion del señor colon para quien podríamos considerar como un héroe de nuestra música. Al leer este escrito pensé que quien lo hizo había entrado a mi alma y copio toda la admiracion y el respeto que le tengo al mas grande virtuoso de la música Dominicana. maestro la gloria no es suya, la gloria es de Dios por haber creado un ser tan maravilloso como usted creo que si la historia del merengue se escribiera debería hacerse sobre la base de un pentágrama y un encabezado con letras de oro que diga RAMÓN.
    LUIS MAMUEL CASTILLO

    ResponderEliminar
  7. para mi el mejor de lo mejor en republica dominicana..fui testigo de muchos de sus bailes y de verdad este senor es un mago de lamusica ..mi orquesta favorita cuando adolecente y aun amis 40..no hay palabras que descrivan la calidad de este fenomeno que quisquella nos dio...las pajinas no dan avastos para los elogios...sencillamente un diamante del merengue....

    ResponderEliminar
  8. A maestro Colon solo le falto decir que el merengue debe escribirse con un antes y despues de Ramon Orlando.
    Con referencia al duo magistral de Ramon Orlando y Joe siempre tengo presente el tema "pegaditos". El que lo escuche sabra de lo que hablo.
    Hablarme a mi en contra de la gran obra merenguera de Ramon Orlando es ofenderme.
    Pedro Lopez

    ResponderEliminar
  9. Ramon Orlando. Es el maestro de maestro para mi uno de los mas grande tengo una anecdota una vez en la isla de st martin en el tiempo que estabA pegado el merengue te compro tu novia ,en una presentacion de La Orquesta Internacional en la isla me estaba yo tocando piano en la orquesta de planta y interpretamos dicho merengue,el maestro estaba sentado mirando,,mi gran sorpresa fue cuando la orquesta de el maestro subio a tarima y tocaron ese merengue de repente el maestro paro la musica y pidio que el anterior pianista venga a tocar ese merengue en su orquesta para mi fue mi graduacion como pianista,,att ,Johnny piano ,Rotterdam Holanda

    ResponderEliminar
  10. La República Dominicana cuenta con un privilegio y es que sus músicos no discriminan géneros musicales, le meten manos a lo que sea y como sea sin compasión.

    ResponderEliminar

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.