miércoles, 11 de mayo de 2016

El Torito volvió a demostrar, como en la Feria de Cali, que hay "sangre en la arena", y no del toro, sino del torero….

El reventón del Torito en el Jet Set
Héctor Acosta “El Torito” volvió a repetir otra de sus hazañas…

llenó por completo, sólo, la discoteca Jet Set, que luego de su remodelación y ampliación de su capacidad para 200 personas más, nadie lo había logrado, aún con la oferta de presentar tres orquestas en vez de una.

El Torito con su fiesta denominada “Cierre de Campaña” lo hizo, sin necesidad de recurrir a orquesta alguna acompañante, ni nadie que le sirviera de  muleta o "comodín".

El Jet Set repleto, acreditado y elogiado hasta por promotores, empresarios, managers, que estuvieron presentes en el lugar, y que no tuvieron reparo alguno en expresarlo, como fue el caso de Cachovy, Ramsés Peralta, Evelio Herrera, y otros que  valoraron la impronta sin resquicio alguno de mezquindad o de celo, lo cual habla muy de ellos.

Hasta el propio dueño del establecimiento, Antonio Espaillat, valoró la demostración y la capacidad de convocatoria que puso de relieve El Torito en este baile del lunes

Una fiesta, claro está, trabajada por el equipo de la empresa en el día a día. No "buscando el voto debajo de las piedras" como refiere el PLD en la actual campaña, pero sí a los bailadores que quizás pudieron “agacharse”  faltando apenas seis días para las elecciones.

Se volvió a demostrar que es un mito eso de que hay fechas y ocasiones malas, en las que es preferible obviar presentar cualquier evento.

Que contrario a esa creencia, lo que hay son actividades consecuentemente no trabajadas.

Pero cualquiera pudiera pensar que esa voluntad y determinación es “cosa de ahora”. Que El Torito no es merenguero hasta la tambora, como dice el merengue, sin parar mientres en el hecho cierto de que es un artista que  "se la juega" y se arriesga en situaciones difíciles.

Deberían recordar que en la época en que pertenecía a Los Toros Band, se montó un concierto en el Palacio de Bellas Artes, faltando apenas una semana para las elecciones, y por igual hubo una asistencia masiva, que rompió con las predicciones de los agoreros, el cual sirvió para cimentar desde entonces la leyenda del Torito, como también  la capacidad y el coraje de Gerardo Díaz (El Toro), como manager y estratega de la orquesta en aquel entonces.

Que el Torito brinque la cerca no es cosa de ahora…

Lo que muchos deberían es comprender y  aceptar que se trata de un  Toro Miura, de encaste puro, demostrable en su abolengo y noble estirpe en cada lidia.

En todas, saliendo victorioso y dando cuenta del torero, y de todos los que han intentado en el terreno clavarle banderillas.


Y ahí está el Toro Miura, preparado ya para la próxima corrida, el sábado 28 en el Teatro United Palace, sin importar que al día siguiente de seguro que habrá “sangre en la arena”…

Y no del toro, sino de aquellos que se arriesgan a  practicar la tauramaquia sin medir las consecuencias de las cornadas.
En las entradas antiguas hay más


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.
NIURKA BAEZ,
Moderadora de comentarios