lunes, 2 de mayo de 2016

Mitos y creencias sobre los introvertidos
Desde siempre han existido los extrovertidos con la necesidad de demostrar su valor. 
Los introvertidos siempre han estado en las sombras, sin molestar a nadie. Sin embargo, al igual que Mufasa predijo en El Rey León, el sol se ha puesto en su tiempo, y ahora se está alzando nuevamente, con los introvertidos como los nuevos reyes. 
Pero primero debemos derribar ciertos mitos, que nos permitirán comprender mejor esta reconquista. 
1. No les gusta hablar. 
FALSO. Los introvertidos solo hablarán cuando tengan algo que decir. Odian las charlas innecesarias. Encuéntralos hablando algo que les interese y no los podrás callar. 

2. Son tímidos. 
FALSO. Ellos necesitan una razón para interactuar. No lo harán en vano. Si quieres hablar con uno, solo hazlo. 

3. Son groseros. 
FALSO. Solo quieren que todos sean reales y honestos. Aunque esto no es aceptable en muchos lugares, por lo que sentirán mucha presión por encajar. Esto los agota. 

4. No les gusta la gente. 
FALSO. Serás muy suertudo de que un introvertido te considere su amigo, es un aliado para toda la vida. Una vez que te has ganado su respeto, lo eres todo. 

Ahora, que hará de estas personas los dominantes de una raza acostumbrada a los extrovertidos. 

1. Los introvertidos son cuenta cuentos por naturaleza.
Los introvertidos son viejos profesionales, más reflexivos, suelen ser escritores expertos y creadores de contenido. Grandes referentes como J. K. Rowling, Abraham Lincoln, e incluso el Dr. Seuss se cree que son o fueron introvertidos. Lobos solitarios que la rompen. 

2. Los introvertidos son mejores oyentes. 
Los introvertidos son más tranquilos y contemplativos. Ser capaz de escuchar, analizar y actuar es extremadamente valioso en la era digital, es la manera que las marcas tratan de entablar un diálogo con los consumidores. 

Esta asociación entre el consumidor y la marca solo puede ocurrir cuando las empresas están dispuestas a escuchar. En gran parte del marketing moderno se trata de fomentar el diálogo sincero, auténtico. 

3. Los introvertidos se sienten como en casa con Internet. 
No es difícil de detectar un introvertido. No se fascinan por la multitud, muchos prefieren la calidez y la seguridad del capullo digital. Suelen encontrar una cantidad infinita de aprendizaje y comunicación sucediendo en la Web, y es un lugar tan bueno como cualquier otro para pasar el tiempo libre. 

Como resultado de muchas horas navegando, los introvertidos tienden a ser naturales cuando se trata de todas las cosas tecnológicas: son grandes vendedores en línea o gerentes de medios sociales, entre otros. 

4. No son estrellitas. 
La presencia dominante de los extrovertidos puede sofocar la energía de un lugar, una persona introvertida tendrá dificultades para hablar, incluso cuando esté trabajando una idea bajo la manga. Los extrovertidos ??pueden eclipsar inadvertidamente otros miembros del equipo. Los introvertidos, por el contrario, no tienen ningún problema con colaborar. 

5. Los introvertidos son mejores jefes. 
Esto lo resumen bastante 
Los líderes introvertidos tienden a ofrecer mejores resultados que los extrovertidos, ya que le dan a los empleados una correa más larga, dejando ampliar con sus ideas y ver hacia dónde los llevan sus corazonadas. 

6. Son más sociales de lo que piensa. 
Los introvertidos no son tímidos o antisociales, esto tiene que ver más con la forma de responder a la estimulación. Los introvertidos, disfrutan de actividades sociales y compromisos, tanto como cualquier otra persona, pero necesitan períodos de soledad para recuperarse. Los introvertidos se concentran mejor y son más productivos en entornos silenciosos. Les gusta pasar tiempo con los amigos, tanto como cualquier persona extrovertida. 

7. Un corazón solitario es más creativo. 
La mayoría de los individuos creativos de la historia son lo que podríamos categorizar como introvertidos. ¿Por qué? Debido a que la soledad es a menudo un ingrediente esencial para el fomento de la creatividad. 

Grandes pensadores como Darwin o Thoreau tomarían largos paseos en el bosque, o incluso se retirarían de la sociedad en su totalidad durante extensos períodos de tiempo. Los introvertidos necesitan aislamiento para recargar sus baterías, y es en esos momentos de tranquilidad es que la inspiración a menudo ataca.(DR) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.
NIURKA BAEZ,
Moderadora de comentarios