domingo, 10 de julio de 2016

Rod Stewart alcanza el máximo nivel de estrella del rock en Cap Roig
Una leyenda de la música como es Rod Stewart se ha encargado hoy de abrir el cartel internacional de Cap Roig, festival que se inauguró ayer con la actuación de Manel, y ha tirado del manual del maestro para, con temas coreados por generaciones, alcanzar su máximo nivel como estrella del rock.

El británico había sido capaz de conseguir esta misma semana que siguieran su ritmo los Reyes de España, que acudieron a su actuación en Madrid, así que poca resistencia podían oponerle los asistentes a una cita referencia del panorama musical de verano del Mediterráneo.

Los más de doscientos millones de discos que ha vendido Rod Stewart a lo largo de su carrera dejan poco espacio a las sorpresas, pero una cosa es una cifra fría y otra verle sobre un escenario.

En los jardines de Cap Roig, en un espacio privilegiado a escasos metros de uno de los rincones más elogiados de la Costa Brava (noreste), Rod se soltó para darle a su público lo que buscaba: una selección de los grandes temas del británico.

Para mayor alegría de los presentes, el artista decidió ponerle un broche de oro a su gira, que concluía con este conciertos, y tanto él como los nueve músicos y tres coristas que le acompañan se desmelenaron en un derroche de recursos que hizo que Sir Rod luciera en todo su esplendor.
Rod Stewart, dispuesto a darle a sus seguidores lo que querían, no le dio ni una sola concesión a su último álbum, "Another country", y se limitó a enlazar sus grandes éxitos.

"Having a Party" para arrancar ante un auditorio donde pocas veces se ha visto tanto pelirrojo y tanta camiseta del Celtic de Glasgow en un claro ejemplo del público multicolor que atrae un festival como el de Cap Roig.
Como respuesta, su compatriota sobre el escenario, aunque en honor a la verdad es inglés, pero de familia escocesa, lanzó balones de fútbol desde el escenario y, al comenzar los acordes de "Can't stop me now", las coristas aparecieron con faldas de cuadros rojos y negros.

A medio concierto y tras "Stay with me", Rod Stewart se concedió un descanso de diez minutos para regresar con nuevo vestuario y la misma energía, pese a sus 71 años, para enlazar un rosario de éxitos acompañado en primera línea del escenario por todos los músicos.

El auditorio de Cap Roig no aguantó más con "Baby Jane" y se mantuvo en pie y bailando, con la excepción única de la balada "Sailing", hasta el bis final de "Da ya think I'm sexy?" que fue el apoteosis final.

Rod Stewart acumula premios y distinciones por cerca de medio siglo de carrera, pero todo eso pareció olvidarlo en Cap Roig, quizá por aquello de acabar gira o también por el entorno, con lo que el público pudo ver al veterano artista, pero también al personaje más que travieso que revela su biografía.

La inspiración recuperada hace tres años después de veinte sin producir canciones propias parece que le ha tocado también en las actuaciones en directo.

Rod Stewart dio una lección en Cap Roig de todo lo que puede hacerse para convertir un concierto en una experiencia única y cerró así el primer fin de semana de Cap Roig.


El festival, que arrancó ayer con la actuación del grupo musical Manel, se toma ahora un respiro hasta el próximo sábado cuando el turno será para Rosario, una habitual de esta cita, que ya ha agotado las entradas. (FUE)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.
NIURKA BAEZ,
Moderadora de comentarios