viernes, 14 de abril de 2017

GASTRONOMICAS


Qué comen los músicos....


Comiendo a la carta sin leerla...

Hotel Orquidea Real
Sucedió en Bogotá...Sergio Vargas estaba de gira con el concierto de boleros.
Las fanáticas llegaban por docenas al hotel Orquidea, Real, que anteriormente había sido Hilton.

Uno de los músicos de la banda salió a la calle a ver el ambiente, y mientras caminaba por los alrededores fue asaltado por delincuentes que le quitaron una cadena de oro, los dólares y hasta unos pesos que llevaba encima.
Llegó al hotel huyendo, con cara de pánico, diciéndole a todo el mundo: !Me asaltán!.

Todos los demás músicos entraron en pánico, y un empleado de recepción les advirtió que no debían caminar solos, a pie, o mostrando pertenencencias, debido a que los atracos en las calles de Bogotá estaban a la orden del día.
-Diablos, ¿y cómo nos vamos a hacer para buscar comía?. Dijo uno...

Y es que una de las prioridades de los músicos de orquestas cuando llegan de viaje a otro país es localizar el lugar donde van a comer, pues ni modo de pedir del menú del hotel, pagando precios turísticos. Se les van en comida los chelitos que se ganan en la gira.

Nadie como los músicos para detectar los restaurantes, fondas, cochifritos o paraguitas donde vendan arroz, habichuelas, carne, o cualquier comida que se parezca a la dominicana.

Encontrar un lugar atendido por dominicanos en países donde no hay casi dominicano es difícil, pero a veces aparece un cubano que es una bendición para los especialista en el arte de bien combinar los sonidos en el tiempo.

Esos sí que no se pierden con su comía, como dice Tubérculo Gourmet, la cual procuran que sea satisfactoria y abundante, porque a veces no hay tiempo para el desayuno, comida y cena en esos viajes.

A veces hasta los cantantes y líderes de orquesta, que tienen la disponibilidad de comer en los hoteles donde se alojan, pero que también tienen gustos criollos,  hacen sus encargos a los músicos, para que cuando regresen de la fonda, donde ellos no pueden ir, les traigan su "sopita en botella", sus "con tó", o sus "por arriba", como le dicen al arroz cuando lo sirven con la habichuela y la carne por arriba.
El moro de habichuelas con albondigas de Rasputín
July Mateo (Rasputín)  dio testimonio de lo que ha hemos contado en varias ocasiones, en torno a los niveles de economía que desarrollan los músicos dominicanos cuando viajan de gira al extranjero, con el fin de economizar los "chelitos".

Contó July que cuando iba a viajar hacía que le cocinaran aquí una porción de albóndigas con moro de habichuelas rojas, (pa' pola) en una cantidad que le permitiera comer del mismo por cuatro o cinco días.

Cuando llegaba a Nueva York solo tenía que calentar el moro y las albóndigas, con lo cual se economizaba comprar comida con los dólares que se ganaba tocando bailes, y así regresaba al país con todo su dinero.

Algunos músicos viajan con una pequeña estufa eléctrica potable con las que cocinan, y que se prestan entre ellos.
Es prohibido en algunos hoteles, porque se corre el riesgo de provocar un incendio, pero ellos se le ingeniaban para cocinar en las habitaciones, mientras el humo sale por las ventanas  y los delata con el olor en los demás pisos.

Ya contamos que cuando Milly, Joselyn y los Vecinos salían de gira, juntaban dos planchas eléctricas de frente conectadas al mismo tiempo, que usaban como tostadoras en las habitaciones para hacer "sandwiche" de jamón y queso.

Por su parte, el Tamború, llevaba desde aquí para Nueva York una maleta con fundas de galletas y queso de hoja, para vender a los músicos, de comida y desayuno. Al igual que una greca para colar café, y claro, no se podían quedar su docena de tamboras para venderlas, lo cual le valió el sobrenombre de El Tamború. Los demás músicos tenían que hasta ayudarle a llevar "la mercancía".

Son como hemos dicho los mecanismos de defensa la tienen sólo los músicos de abajo. Eso está generalizado.
Juan Luis Guerra, por su parte, ha explicado que el café que bebe cuando está de viaje con su orquesta, es el que le cuela su pianista y directora musical Gianina Rosadoquien lo  primero que mete en su maleta cuando va a salir es ¡la cafetera greca!.

10 comentarios:

  1. Este escrito no tiene desperdicio, cuanto me lo he gozado.

    ResponderEliminar
  2. Ahí se ve lo miserable, incultos y chopos que son los dominicanos, me avergüenza. O sea que se van de aquí y como no saben lo que es cultura, no disfrutan de visitar playas extranjeras. Me recuerda una vez que estaba en puerto rico y unos amigos me invitaron a salir y me llevaron a un tugurio donde lo que ponían era bachata y esas choperias de aqui. Yo le dije que no, que me llevaran a conocer los sitios d boricuas, no de dominicanos, que esos los veo aqui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo espero que tu seas Corripio o Vicini mínimo, que escribes tanto la palabra "chopo" ..... MMG...

      Eliminar
    2. Si te molesta tanto lo dominicano,ni siquiera opines por aqui...mmgbo!!......keko jones......

      Eliminar
    3. 21:15 una preguntita fuè en Pto Rico que te enseñaron a hablar tanta mierda?....o fuè en Cuba? Buen asqueroso, jediondo viejo!!!...😂

      Eliminar
    4. Pero al parecer yo soy un "chivito jarto de jobos" en comparación con los anónimos que hacen ácidos comentarios aquí y las loc@s establecid@s de este port@l no los atac@n y a mi si.

      Eliminar
    5. fuiste tu misma que escribiste ese comentario.

      Eliminar
  3. Cuando yo era muchacho e iba junto a algunos amigos al cine siempre veía a uno de mis amigos masticando sin haber comprado nada porque eso lo dejábamos para la salida,grande fue mi sorpresa cuando descubrí que José Almonte llevaba al cine una funda llena de Concón.

    ResponderEliminar
  4. Como es que pueden meter preso a un cura? Eso se ve solo en este pais . Atte, el desubicao

    ResponderEliminar

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.
NIURKA BAEZ,
Moderadora de comentarios