sábado, 15 de abril de 2017

necdotas

REPLAY


CHIVO CON YUCA

Luego de participar en el Carnaval Merengue en la ciudad de Nueva York, un grupo de músicos regresaba a Santo Domingo en un vuelo de Dominicana de Aviación.

A diferencia de las norteamericanas que son muy estrictas, en las líneas dominicanas siempre había una chercha, y no se respetaban las disposiciones y regulaciones que los dominicanos si cumplen cuando están en un avión de una empresa extranjera.
Quienes llegaron a viajar en Dominicana y en Aerovías Quisqueyanas(imagínense, le decían "la Línea Cheíta''), saben de lo que hablamos.

El caso es que un músico apodado El Pingüino, aprovechó para hacer una broma.
Al igual que uno de los personajes aspirantes a policía en la comedia del cine Academia de Policía, el Pingüino tenía la facilidad de imitar voces como si estuviera hablando por una bocina.

Desde su asiento, y con la complicidad de los demás musicos, formó un cono con las mano,  a manera de una pequeña bocina, y dijo lo siguiente:
''Señores pasajeros, les habla su capitán. El tiempo estimado de vuelo a Santo Domingo es de tres horas y 35 minutos. Estaremos volando a una altura de 35 mil pies.  En nombre de la tripulación y de quien les habla queremos agradecerles el haber escogido los servicios de Dominicana de Aviación. A manera de gratificación me complace informarles que en el almuerzo que será servido en breve en el día de hoy les daremos la opción de seleccionar un rico chivo con yuca que hemos preparado especialmente para la ocasión.  Quien no lo desee, le serviremos el menú tradicional de nuestros vuelos.  Pero ya saben que pueden elegir un sabroso chivo con yuca. Feliz viaje y que lo disfruten".

El mensaje de Pingüino se escuchó en varias filas a su alrededor como si hubiese provenido del techo del avión , pues es un especialista proyectar la fingida voz.

Cuando llegó el momento del almuerzo, que las azafatas llegaron con el carrito a las filas donde estaba El Pingüino los pasajeros comenzaron a rechazar la comida que estaban sirviendo.

-No, Yo deseo el chivo con yuca, que ustedes tienen- dijo uno.
-Yo también prefiero un chivito dijo una señora.
-Pero, ¿qué chivo?. Nosotros no tenemos chivo, dijo una azafata.
-¿Cómo que no?. El piloto lo anunció por la bocina- dijo otro pasajero.
-Si. yo lo escuché también- dijo otro.
-Pero, señores, cómo podemos decir que tenemos chivo con yuca, esa no es comida de avión.
-Pues yo no quiero esa vaina. A mi hay que buscarme el chivo con yuca- dijo otro alterado.
-!Eso es para ustedes jartárselo. Más nunca viajo en Dominicana, pues ponen a uno de relajo.
-¡Yo lo que quiero es chivo!-gritó un viejo.
-Ah, pués si hay chivo yo también lo que quiero es éso- voceó otro desde atrás, que no escuchó el anuncio de Pingüino, pero con el alboroto al enterarse se estaba también "anotando".

El caso es que se armó una rebelión y tuvo la azafata que ir a la cabina del piloto a explicarle la situación y de paso preguntarle si el había hecho el anuncio del chivo, porque eran muchos los que estaban reclamando ese plato.

Mientras tanto El Pingüino estaba en su asiento en una esquinita de ventana, semi agachado, aparentando estar ajeno a todo, mientras la gente reclamaba.

Tuvo el capitán del vuelo que poner el piloto automático y salir a explicar que el no había anunciado chivo, pero con tantos pasajeros que testificaron que si lo oyeron, llegó a la conclusión de que alguien debía ser el responsable de lo que había sucedido.

Hizo algunas indagaciones, pero nadie le dijo nada. 
Los únicos que podían arrojar luz sobre lo ocurrido eran los músicos, y ninguno iba a traicionar al bromista del Pingüino.

El piloto antes de retornar a la cabina hizo la advertencia de que no siguieran haciendo eso, porque se trsataba de una especie de falsa alarma que pudía poner en peligro la seguridad del avión y los pasajeros, y que él, como comandante de la aeronave, podía meter preso a cualquiera que encontraran en eso.¡Era amarrado que iba a salir del avión!, dijo el capitán muy molesto.

Cuando El Pingüino escuchó eso último, se encogió y se puso más chiquito de lo que era....

El Pinguino se puso más frío que en el Polo Norte despues del relajjo.

5 comentarios:

  1. Volvemos a lo mismo. Lo más desagradable que hay en un avión es un dominicano (salvo excepciones, como quien escribe). Pero si con uno es suficiente, imagínense si todos los pasajeros son dominicanos y tan "chopos" como los urbanos.

    Los chopo-minicanos deberían de entender que todo lo que pasa en un avión debe de tener una sincronización perfecta y que hay un clima de mucha tensión durante el vuelo aunque sea el medio de transporte más seguro hasta el momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos europeos no se banan y andan con un maldito bajo, pero como son blanquitos y tienen dinero, a ellos eso les luce. Si fueramos un pais de ricos, la gente estaria celebrandonos todas las "choperias", no fueramos "chpos", seriamos "ocurrentes". Usted quiere ver gente mas sesorden que lis hijos de los millonarios, que hasta debaratan habitaciones de hoteles. No existe verdad absoluta.

      Eliminar
  2. Y tú de qué país, eres?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del mismo de donde eres tu, pero yo me se comportar.

      Eliminar
    2. Cara de chele es cierto que cuando tus hemorroides estàn revoltiadas y te tienen clavado gritas màs que un chivo? Osea que no te sabes comportar!!!...😂

      Eliminar

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.
NIURKA BAEZ,
Moderadora de comentarios