jueves, 3 de agosto de 2017

EL HOTEL DEL EXHIBICIONISMO

El hotel de Nueva York que despierta polémica por actos de exhibicionismo de sus huéspedes
Una ola de denuncias pone a un nuevo complejo boutique del Lower East Side bajo la mira de las autoridades por los motivos menos esperados

Panorámica de la espectacular terraza
 con vistas al Downtown. Debajo, el bar convertido
 en una visita obligada durante recorridas
 nocturnas
Unos 12 millones de turistas extranjeros visitaron la emblemática ciudad de Nueva York en 2016, convertida en uno de los destinos turísticos más populares del mundo, sólo detrás de otras grandes metrópolis como París y Londres. A diferencia de núcleos urbanos del viejo mundo donde el ritmo de vida es más tranquilo, la "Gran Manzana" se distingue por ser la ciudad que nunca duerme, algo que aparentemente ha quedado demostrado una vez más tras la inauguración de un coqueto nuevo hotel en la zona que se conoce como Lower East Side.

El "Public Hotel" de Ian Schrager – fundador del emblemático club nocturno Studio 54, famoso por sus fiestas marcadas por los excesos y la presencia de las grandes figuras de la era- es una de las nuevas opciones cinco estrellas en Manhattan, pero no son sus características de confort ni la carta de su restaurante las que han generado titulares últimamente.

Al parecer, el edificio que fue abierto al público el pasado junio ha sido escenario de verdaderos shows sexuales protagonizados por sus huéspedes, según denuncias de los vecinos de la zona hechas a las autoridades correspondientes. "Hombres con hombres, mujeres con mujeres… Ni siquiera se molestan en cerrar las cortinas", dijo la abuela de 68 años Leonor Fernandez al New York Post.

El legendario Ian Schrager, uno de los
 fundadores del emblemático
 Studio 54, se ha convertido
 en un hotelero catalogado como el padre
 de los establecimientos boutique en Nueva York
Otros residentes de la zona, caracterizada hasta hace poco por sus vecinos de avanzada edad y familias de bajo perfil, denunciaron al periódico local que los huéspedes ni siquiera se molestan en permanecer en sus camas durante el acto sexual y en la mayoría de los casos realizan verdaderos shows contra los enormes ventanales. A toda hora del día, varias veces durante la jornada.

El flamante hotel de 28 pisos y 376 habitaciones promueve el "lujo accesible" con tarifas desde USD 225 la noche, y su propietario compartió al momento de la inauguración que, además de ser un lugar para dormir, "un hotel debe acelerarte también el pulso", algo que aparentemente ha logrado con éxito desde su apertura.

Al menos 47 quejas formales por ruidos excesivos han sido presentadas ante las autoridades de la ciudad, sobre un total de 311 denuncias por otros motivos, desde la inauguración del Public Hotel. Debbie Gonzalez, de 64 años, fue otra de las vecinas citadas por el New York Post. "Un hombre se levantó y se paró frente a la ventana para luego comenzar a masturbarse", dijo la mujer con problemas del corazón quien ahora además, tiene problemas para dormir.


Sorprendentemente, las denuncias hechas contra el nuevo hotel no sientan un precedente en Nueva York donde ya han sido reportados otros casos de exhibicionismo y shows sexuales en establecimientos como The Standard en el área del High Line, elegido por aquellos que disfrutan ser vistos por voyeuristas a través del vidrio de las ventanas de sus habitaciones.
Instantáneas de la época dorada del club nocturno Studio 54, con la presencia
 rutinaria de figuras de la talla de Andy Warhol, Sylvester Stallone y Robin Williams

1 comentario:

  1. Dios mío que rico. "Un hombre se levantó y se paró frente a la ventana para luego comenzar a masturbarse", dijo la mujer con problemas del corazón quien ahora además, tiene problemas para dormir". Yo me voy a mudar para ese vecindario.

    ResponderEliminar

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.
NIURKA BAEZ,
Moderadora de comentarios