CLICKEA PARA COMPRAR TU TICKET

lunes, 16 de julio de 2018

Los conciertos de Villalona requieren un “hilo conductor”
Por Johnny Arrendel
Si Fernando Villalona tuvo éxito en sus presentaciones de conciertos llamados “Sinfónicos”, durante diciembre pasado y se quiso redituar el impacto positivo, se imponía introducir variantes, aún sobre el mismo eje temático.

Con una visión muy crítica y seria, Joseph Cáceres había citado en la televisión y en este mismo portal algunos problemas que confronta el Mayimbe en cuanto a ilación e interpretación fiel de las letras de sus canciones.

Todos conocemos que el gran Villalona es un resiliente, una persona que representa en sí misma la capacidad de sobreponerse a situaciones adversas.

Sin profundizar en ese aspecto, dadas las observaciones del gurú Cáceres, los del equipo de Fernando debieron asimilarlas, para elevar su propuesta en términos técnicos y estéticos.

Por ejemplo, creo que se impone que las presentaciones del Mayimbe en la modalidad de conciertos cuenten con el recurso de un hilo conductor, un anfitrión que le sirva de comodín para facilitar las transiciones.

Una figura que conduzca un concierto de Fernando debería ser capaz de desempeñar diversos roles en el escenario: presentar, animar de manera ligera, cantar, tararear y hacer coros ocasionalmente. Ambientar situaciones introductorias para las canciones, manejar el humor, en fin, llenar adecuadamente los vacíos eventuales.

Una “marca nacional”, como es Villalona, no puede escatimar recursos de producción a la hora de exponerse en escenarios de la categoría del Teatro Nacional.

Es decir, que para un próximo recital, la oficina de Villalona pudiera sopesar esta idea de incorporar a gente, digamos, como Cheo Zorrilla, Carlos Alfredo, Jochy Santos, entre otros. Incluso,  Anthony Ríos, si tiene la disponibilidad.

La Filarmónica como recurso

En esto de acompañarse con una orquesta más grande, también hay quienes tienen sus reservas, ya que en muchos casos realmente no hay un trabajo riguroso para adaptar los temas  de corte popular en ritmo de merengue, bolero y bachata a los sonidos sinfónicos.

Es incluso recurrente el problema del desbalance de sonidos en estos espectáculos, donde en numerosas interpretaciones no se aprecia con fidelidad toda una sección de instrumentos, ya sean los vientos o metales, las cuerdas, las maderas o la percusión mayor o menor.

Para esta ocasión, Víctor Waill, quien aunque es un reputado arreglista, no tiene arraigo en la música clásica, dirigió la orquesta y realizó los arreglos, en sustitución de Amaury Sánchez, quien sí tiene trayectoria en esas lides.

Donde Waill tiene ventaja es que es un músico forjado en el salón de baile, y por ende, puede reflejar un ajuste, en los merengues sobre todo, que Amaury no domina.

Para variar con relación a su propuesta anterior, la producción pudo incluir alguna que otra interpretación a solo voz y piano, o adornadas, además de flauta, violines, clarinete  y percusión menor.

Esas variantes, son buenas, como en el caso de las coreografías, que en el caso de la romántica “Soy el culpable”, quedó muy bien con solo una pareja en la elección danzante.

La dejadez del sobrino y la impertinencia de Potencia
Como señalamos, la producción del espectáculo no llenó debidamente el vacío de la conducción y lo que se previó fue un solo de guitarra a cargo de un músico que es sobrino de Fernando para cubrir la ausencia del cantante durante un proyectado cambio de vestuario.

Pero resultó que el muchacho sufrió un ataque de miedo escénico y por nada del mundo accedió a pasar al frente para ejecutar su número.

Y es que, insisto, un artista de la estatura de Villalona no puede escatimar gastos al momento de concebir y poner en marcha sus propuestas escénicas.

Lo otro fue lo del simpático y veteranísimo conguero de la orquesta regular de Fernando, conocido como “La Potencia”.

“En tarima, el artista más carismático de la historia dominicana, el Mayimbe, Fernando Villalona”, dijo La Potencia en medio de un merengue, sin asimilar que no era en una tarima fiestera donde estaban, sino en el escenario más importante del país.

Pero no sé quedó en necedad, Fernando tuvo que voltearse y mandarle callar en momentos en que el cantante aleccionaba al auditorio en torno a los sentimientos de  dominicanidad: “dominicanoo”, comenzaba su letanía La Potencia al mejor estilo de Roberto del Castillo.

Pero  lo más importe es que Fernando se mantiene como un gran valor de nuestro arte.

Acuñó el estilo romántico en la interpretación del merengue y por décadas ha influido en los demás vocalistas desde su incursión en el ritmo vernáculo.

Además, Villalona es todo un portento en la interpretación del bolero, por el feeling que transmite.

Su público le aclama y se goza sus presentaciones, y como ídolo al fin, le pasa por alto cualquier bache o desacierto.


12 comentarios:

  1. Arrendel por que utlizas tantas palabras para expresar tus ideas ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arriendalo todo, es un todologo y bocina que es un pájaro de mal agüero........No se por qué se le permite a este saita pastrá usar los medios ya que es una vergüenza.

      Eliminar
  2. Pero y que clase de analista es este señor.Comienza sugiriendo y atacando la produccion en si y al final hace como el lagarto que cambia de colores,floreando a este artista.Por Dios o estaba bien o estaba mal.Como si Se tratara de buscarle la quinta pata al gato,y entonces se termina alegando que no es necesaria esa pata,porque con cuatro se gatea perfectamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y no solo eso, sino que se parapeta en "las observaciones del gurú Cáceres"

      Eliminar
  3. ARRENDEl...tu propuesta es Buena y valida..."las criticas a tu critica" son absurdas, propias de alguien que no conoce el mundo del espectaculo...y mucho menos a VILLALONA.

    FERNANDO hace tiempo que esta dando muestras de que le estan apareciendo problemas de memoria...yo no se por que razon pienso que FATIMA no esta atendiendo bien al MAYIMBE.

    Me copiaste PALOMA???(AS)

    ResponderEliminar
  4. Arrendel así es como se hace. No hagas caso a quienes te critican. La crítica tiene que sopesar las cosas positivas, las negativas y sugerir. De todas las que ha hecho es l que más me ha gustado. Tienes un 100. Alfonso Quiñones

    ResponderEliminar
  5. Lo bueno es que si el mayimbe se retira tiene mas millones que todos ecepto juan luis guerra.es decir el puede pero nosotros sus fans no lo dejamos.

    ResponderEliminar
  6. hablaste tanta mierda y la orquesta suena como un baton ballet

    ResponderEliminar
  7. Gracias Asere Quiñones, muy significativo para mi, ya que eres más que un cronista, un verdadero crítico de arte de alta formación y sensibilidad.
    Arrendel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah no me digas?y quien le dijo a Afonso Quiñones que lo que el dice y plantea siempre tiene propiedad y fundamento.Lo que este cubano deberia hacer es abrirle frente al regimen(que se ha plantado en su pais por la cobardia de sus congeneres)en procura de que en Cuba se hable menos y se haga mas por la libertad de ese pais.Venir a este pais a querer enmendarle la plana a lo que el considere no solo es una "ingerencia";sino un atrevimiento sin causa y sin razon en un pais que no es el de el.

      Eliminar
  8. En otras palabras el lo que quiere decir es que Fernando Villalona tiene principios de Alzheimer

    ResponderEliminar

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.
NIURKA BAEZ,
Moderadora de comentarios