miércoles, 9 de julio de 2008

LO ULTIMO!..FIEBRE POR LOS CABALLOS

Los caballos de El Jeffrey

Mientras algunos artistas se decantan por los gallos, los perros, la crianza de conejos, hay figuras que manifiestan su predilección por los caballos.
Tal es el caso de E
l Jeffrey, quien con inusitada pasión se ha dedicado a la adquisición de costosos ejemplares Appaloosa, una raza procedente de la que trajeron de Europa los conquistadores, que entre sus características tiene la de poseer un carácter dócil y entusiasta y que se utiliza como caballo de competición, de trabajo, desfile y exhibición.
El Jeffrey tiene tres de esos equinos los cuales han sido rebautizados con los nombres de “Mi Vida”, “El Jeffrey” y "El Diablo”.
"El Diablo" fue precisamente su más reciente adquisición, el cual todavía no le ha sido entregado, debido a que se encuentra en proceso de entrenamiento.
Hay uno que cuando lo estaban entrenando el entrenador lo hacía escuchando bachata y dice el Jeffrey que el animal ahora es loco con esa música y que comienza a bailar cuando escucha a Frank Reyes, El Torito o Anthony Santos.
Los mismos cuentan con microchip insertado en el cuello de forma tal que si se extravían o son robados, pueden ser localizados mediante rastreo satelital.
El solo hecho de tener esos costosos caballos le permite al Jeffrey codearse con millonarios aficionados a los pura raza, como es el caso de los hijos de Gustavo Cisneros, el magnate de Venezuela propietario de Venevisión, que tiene villas e inversiones en el país.
En ese ambiente "caballístico" lo que se habla es de "caballos holandeses", "árabes", , de "media sangre árabe", de "sangre Appaloosa", de una "doma avanzada", de "mucha crin", de "mucha grupa" y "palope muy bueno" En fin, el lenguaje propio de ese ambiente con el que ahora se codea El Jeffrey.
Los caballos del Jeffrey son sumamente caros, pero ya de los mismos
está sacando beneficios, pues como están certificados con papeles, el que los quiera usar como sementales o padrotes tiene que "cantearse" con mil dólares, no importa que la yegua salga o no preñada.

El caballo de Sammy Sosa

Por cierto, el pelotero Sammy Sosa no es aficionado a los caballos, pero su esposa Sonia le regaló un costoso ejemplar de paso fino valorado en 175 mil dólares.
El mismo lleva el nombre de Barry Bond, tal como fue bautizado.
Es de suponer que el ejemplar también habrá sido "microchipado" para su ubicación satelital.
Imaginense, un caballo así es más costoso que un Mercedes...

No digo yo asegurarlo contra robo igual que los carros.

Los enanos de Vicente Fernández

Y ya que estamos en el tema de los caballos, una de las colecciones más llamativas de esos animales es la que tiene el veterano cantante mexicano Vicente Fernández, padre del también cantante Alejandro Fernández.
Vicente tiene una crianza de caballos miniaturas de apenas unas 34 pulgadas (86 cm), los cuales poseen todas las cualidades de un caballo fino, pero en miniatura.
Muchos son los caballitos miniaturas que salen de su finca de crianza, tan aficionado a
los mismos, que a su propio hijo lo bautizó como El Potrillo.

El caballo Ventura

Un detalle curioso es que habiendo asumido Johnny Ventura una identidad con este animal en términos comerciales, nunca se le ha conocido afición por el mismo.
Talvez será por el hecho de que sería chocante "un caballo montando a otro caballo", digo yo.
Porque ahí en todo caso si se justificaría aquello de “caballito valiente que tiene la carga y no la siente”.
Sus hijos, Los Potros, tampoco tienen preferencia ni afición por los cuadrúpedos.
Y quizas sea lo mejo
r, porque cuál caballo se sentiría bien con el peso arriba del grandote de Jandy Ventura?
“Ay, no amigo, siga prefiriendo los carros deportivos”, le manda a decir un caballo asustado de la Feria Ganadera...


La farándula a caballo

Pero siguiendo con el tema, de seguro que ustedes no me perdonarían que dejara de hablar de la afición a los caballos de alguna gente de la crónica de arte.
Por ejemplo, de la presidenta de Acroarte Marivelle Contreras, que como ven en la foto, no tiene que ver si el caballo es “de paso fino” o "trotón" para mont
arlo.
Mientras que el empresario y promotor artístico Radhy Miranda es uno que se va para El Seibo a montar un caballito “come yerba” y panzón, del cual siempre se baja caminando con las piernas gambadas, debido a que no puede cerrárlas, porque el trote del animal le ha lastimado el coxis.
Así que si usted lo ve en esas condiciones, no vaya a creer que es un vaquero que lo está desafiando a un duelo...

A caballo dao...

Y he dejado para último al inefable Tony Brito, el periodista de Bonao, porque ahí si que hay tela por donde cortar.
A Tony
le han regalado un caballo (el mismo con el que lo pueden ver en la foto) y el amigo se ha tomado el asunto tan a pecho que los domingos se viste de vaquero y sale a pasear por el pueblo como todo un Durango Kid.
Hay caballos de pura sangre, de dos sangre y hasta de tres sangre...
El de Tony no
se sabe donde ubicarlo, aunque algunos que lo han tratado dicen que es un caballo muy “sangrú” que no va lejos para darle una patada a cualquiera.
Pero Tony no come cuento con su caballo... además, el se rige por el refrán aquel de que “a caballo dao' no se le mira diente”.
El único problema lo tiene cuando después de montarlo lo lleva a guardar a su “establo”.
Y es que cuando lo entra no puede cerrar la puerta debido a que el rabo del caballo siempre le queda afuera....

FOTOS:
1.- Jinete
2.- Un pura raza
3.- Vicente Fernández
4.- Marivelle Contreras (F.Johan Bueno)
5.- Tony Brito