lunes, 7 de noviembre de 2016

Efectos placebo y nocebo
 Por Diego A. Sosa
Un interesante experimento trajo a la luz lo que muchos sospechaban.

A unos voluntarios le hicieron punciones y le explicaron las consecuencias que podían tener. 

A un grupo se les dijo que podrían sentir dolor de cabeza, al otro no. 

Del segundo contingente el malestar fue sentido por el 5%, del primer conglomerado el 45% reportó malestares en sus cabezas.

El efecto placebo se conoce como la secuela positiva que sucede por una influencia mental. Muchas personas se sanan con medicinas que no son tal, solo porque están convencidas que les hará bien. El experimento demuestra que podemos ser influenciados también negativamente, el llamado efecto nocebo.

Cuando escucho a una persona expresarse con negativismo, o sea, que pudiendo decir lo bueno que podría suceder resalta lo malo, pienso que mentalmente se prepara para el fracaso. Nuestra mente es poderosa y en definitiva nos influencia.

Un tirador de arco y flecha que apunte pensando que fallará, muy posiblemente después de soltar la cuerda tensada tenga la razón. Mientras que uno que piensa que dará en el centro de la diana quizá lo logre con más frecuencia.

Buscar consejos de personas negativas suele ser un desastre. Ellos siempre buscarán las mejores razones para que nuestra acciones no den ciertas. Y peor, después de decirlo estarán atentos de lo que suceda, serán casi fanáticos del desastre… así podrán expresarnos con regocijo: “Te lo dije”.

Hace un tiempo decidí no buscar recomendaciones de ese tipo de personas. Los descubro fácilmente; nunca emprenden nada, se quejan de su mala suerte y envidian lo que se empeñan en llamar la buena suerte de los que triunfan.

Hay un tipo de personas que no son siempre negativas, es fantástico escuchar su punto de vista. Puedo ver lo que podría ser peligroso y tomar las precauciones necesarias para evitar lo evitable.

Por otro lado, los que ven todo positivo pocas veces me ayudan a encontrar las debilidades de mi plan. Sirven por el efecto placebo, y eso es lo que me llevo de ellos.

En mi libro ¡Alcanza la Cumbre! planteo a profundidad los pasos a dar para ser realistas, aquellos que hacen un plan y se guían de él. Se apoyan en personas que empujan, ayudan a los rezagados y así convierten los sueños en realidades. ¿Quiere reconocer la próxima frase negativa que le digan o diga y cambiarla por una positiva?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.
NIURKA BAEZ,
Moderadora de comentarios