jueves, 15 de noviembre de 2012

Milly, Joselyn y los Vecinos

Por Juan Colón

A cualquier latino en general este nombre no le es desconocido y es por varias razones que resumiremos en este trabajo.


Por el año 1976, un grupo de jóvenes, en su mayoría familiares entre sí, decide crear un grupo musical con ánimos de embellecer las fiestas de los famosos block-party (Fiesta de calles donde se cerraba una cuadra),  y las de la Iglesia Santa Rosa de Lima del Alto Manhattan.

Se sumergen en el proyecto,  que en su origen no fue merenguero, dados los misteriosos caminos de la vida, con casi todo listo para su primer disco, quien tenia que cantar un merengue no pudo y esta intrépida joven se ve obligada hacerlo.

¡Cuán sorpresa del destino, este fue su gran debut y su gran éxito Rocío de la Madrugada y Tú Sabes!. Todos los de mi época y un poco más adelante lo podrán recordar con exactitud.

Ese fue el desprendimiento de una cadena de éxitos de este experimento que culminó con el nombre de Milly-Jocelyn y Los Vecinos,  agrupación formada por cuatro hermanos: Milly, Rafaelito, Martin y Jocelyn, además Rafael y Fausto, novios de las muchachas, con quienes luego se casaron.

Esta fue la formación básica de esta agrupación, sus éxitos primarios traspasaron las fronteras del Alto Manhattan y repercutieron en su tierra natal, República Dominicana.

Es entonces cuando inicia el esfuerzo titánico de esta agrupación por ganarse un espacio donde existían ya varios grupos con mucha solidez en los mercados de New York, nuestro país y Puerto Rico, primeramente.

Luego la lucha por penetrar en los países latinoamericanos, en especial Colombia, la plaza de mayor atracción, y logran acaparar la atención y gusto de todos. En poco tiempo la agrupación se convierte en una orquesta respetable, de gran calidad artística, moral y musical.

Una cadena de hits, La Guacherna, Amanecemos Parrandeando, Rocío, Tengo, Díselo, consiguen poner en filas a los grandes compositores colombianos interesados en que le grabaran sus canciones.

Tanto Milly como Jocelyn alcanzan de manera definitiva entrar al gusto de todos, ambas con una gran dosis de musicalidad natural y la titánica labor de Rafaelito, su mano derecha, director  y su arreglista especial.

Rafaelito fue quien logró ese color de arreglo para que Los Vecinos tuviera su sonido alegre y único  y un espacio de manera especial.

Luego de inolvidables momentos de grandes hits, graban discos de salsa, bolero y bachata. Si bien su álbum de Salsa no obtuvo el éxito anhelado,  lo considero uno de sus mejores trabajos. Con arreglos de Marty Sheller, Luis Perico Ortiz, Johnny el Bravo, Jorge Millet es una verdadera joya musical.

También grabaron dos discos de boleros que tuvieron muy buena aceptación.

Tuve el privilegio de arreglar para las dos grandes mujeres nuestras, En el Primer Lugar, Solita y sin Compromiso, Pa’ después Venir Llorando, Vamos hablar Inglés, entre otros temas bien conocidos y parte del segundo disco de boleros, Nostalgia.

Los Vecinos lograron convertirse en el grupo de más prestigio representado por dos mujeres nuestras,  las cuales nos hicieron sentir orgullosos de ser dominicanos.

Milly y Joselyn, hermosas mujeres que dieron todo para lograr mantener una calidad incuestionable durante toda su trayectoria.

La primera agrupación dominicana que pisa tierra japonesa. Los Vecinos participaron en innumerables festivales en Las Islas Canarias, España, Colombia, Panamá, etcétera.
MILLY, JOSELYN, RAFAELITO VARGAS Y MUSICOS EN COMPAÑIA DE JOSEPH CACERES Y CARLOS BATISTA MATOS EN EL PRIMER VIAJE DE UNA ORQUESTA DOMINICANA A JAPON
EN ENERO DEL 1990
Creo que la carrera de este grupo pudo escalar a otros niveles porque le sobraba capacidad, pero que el manejo no fue apropiado y hasta la fecha tampoco lo ha sido. La magnitud de Milly, ya como solista merenguera,  era para lograr entrar a muchísimos mercados de toda América Latina y el mundo.

La historia musical de esta agrupación es grandiosa, los esfuerzos familiares de grupo, los grandes sacrificios, son parte del fruto que se logró cosechar.

Jocelyn,  extraordinaria vocalista, de gran swing y hermosa fuerza interpretativa, una cantante que bien pudo escalar otros peldaños.
Pero en sus momentos de tranquilidad logró manifestarme su inquietud con el medio del arte. Un honor haberle arreglado varios temas.

Milly tuvo mejor proyección, indiscutiblemente su gran talento hizo el resto y luego todo siguió su ritmo y su color.

No todo fue color de rosa en la historia de esta orquesta. Entrar a los clubes de Nueva York no fue fácil. Los tiempos fuertes de La Fania All Star arropaban todo.

Por la falta de apoyo a los grupos de merengue, lo que no es  secreto para nadie, el esfuerzo costó mucho sudor y lágrimas. Soy testigo ocular al ser parte de esta agrupación por muchos años, donde también aprendí a reír y a llorar.

Tocar en festivales en la ciudad, Los Vecinos y luego Milly sola, implicó muchas luchas. Presentaban a los grupos de merengue como rellenos, y si les tocaba una hora de presentación, un grupo anterior se tomaba más tiempo,  y el que venía después tampoco quería ceder un minuto. Muchas veces se extendían más de una hora, solo se lograba
tocar apenas 30 minutos o menos.

Fueron momentos de grandes dolores, pero poco a poco la fuerza de la vida le abrió el espacio correspondiente al merengue como género de atracción.

Los Vecinos convirtieron a Puerto Rico en su segunda casa, Nueva York fue la primera, pero en poco tiempo también Dominicana la acoge con gran frenesí e igual Colombia.

De esta forma,  esta agrupación conquista algo único, cuatro casas donde no sabría decirle en cuales de esos países eran más queridos.
OTRA VISTA DEL HISTORICO VIAJE DE UNA ORQUESTA DE MERENGUE POR PRIMERA VEZ A JAPON, CON PRESENTACIONES EN TOKIO, OSAKA Y NAGOYA. FUERON TESTIGOS
DE PRIMER ORDEN CARLOS BATISTA MATOS Y JOSEPH CACERES EN LA FOTO JUNTO
A MILLY Y JOSELYN
Me consta que estos pueblos adoraban estas dos mujeres, como las hicieron sus hijas, hermanas, amigas, y como figuras de todo nivel brindaron respeto a esta agrupación.

Los Vecinos llenaron una época donde estas dos grandiosas mujeres tuvieron que librar grandes batallas y saltar muchos obstáculos para poder preservarse como seres humanos.

Milly y Jocely son grandes baluartes de la mujer dominicana, mejor dicho, de la mujer en todo sentido de la palabra, porque lucharon con dignidad, integridad y gran coraje,  no dejando nada suelto al azar.

Ellas dos mantuvieron  siempre sus valores ante sus propios ojos, el de los demás y el de sus familiares.

Cuando se escriba la historia de la música popular nuestra hay que dejar un lugar de preponderancia para la agrupación Los Vecinos, histórico periodo musical.

Luego Jocelyn decide acogerse al llamado de servirle al Señor,  deja a agrupación en un gran momento. Sigue  Milly sola con su carrera y entra en un mal momento la agrupación debido a la enfermedad y muerte de Rafael, su esposo y manager del grupo. Esto obligó a la artista a hacer un paro.

Un honor para mi haber sido parte de la historia musical de esta grandiosa agrupación liderada por dos mujeres de enorme valía. La fuerza de sus convicciones hizo que el trabajo lograra sus metas. Fuerza y perseverancia.

Mi eterno respeto, gratitud y admiración a dos grandes del merengue. Nuestro país las amará por siempre.

(Este trabajo solo abarca el periodo del concepto “Milly, Jocelyn y Los Vecinos”)

2 comentarios:

  1. ¡oh Dios Zorro pero y ese Keli! jjjajajja

    ResponderEliminar
  2. Y ahora es que esta' dura Milly. Anoche se llevo dos Latin Grammy.

    ResponderEliminar

Se valora el envío de comentarios no ofensivos apegados a la moderación.